20 de junio de 2009

Algo mas que un sueño, el espino albar

Doble Clik para ampliar fotografías


Lluvia, si… mucha, apenas se veía, horizonte, gris, agua, barro, mucho barro. Me siento entumecido, el frío y la lluvia me agarrota el cuerpo, ya llego, reconozco las piedras, los árboles,
estoy cerca.



Miro mi lanza…limpia, esta muy limpia, hoy no la he utilizado, nadie salió de su escondrijo, ayer tampoco.


Comienza la pendiente, sigue, ya casi inaccesible, a no ser por las raíces y salientes que me permiten una ascensión segura.


Allí estaba ella, mirándome, esperando mi regreso.



No dijo nada, me cubrió con una gran piel de bisonte, me acerque al pequeño fuego, ahí me quede sentado, cansado, con las manos en mi rostro, sin decir nada, pensando. Hacía 4 días que no conseguía cazar ninguna pieza, pasa el tiempo.



Sentí sus manos en mis hombros, deslizarse suavemente en mi pecho, un abrazo, percibo sus suspiros, sus senos, un susurro.


-Vamos he preparado algo de comer, dijo ella.


Estaban todos, los niños, los abuelos y el resto de la familia.



La abuela, seguía cosiendo pieles con su punzón y aguja de hueso; el abuelo machacaba ocres, era un artista, ahora que ya no estaba ágil, pasaba el tiempo con sus pinturas. Tengo que traerle mas colores, pensé, me acorde de las piedras negras que había visto tiempo atrás, a dos días de camino.

-¿Que tienes de comer?

-Mira he preparado: ensalada de hierbas, berros, diente de león, llantén, raíces tiernas de cardo, hoja tierna de abedul y unas bayas de mundillo para dar sabor. De segundo sopa de harina de saltamontes, con hierbas aromáticas…todavía nos queda harina de la recolecta de este verano.



También he preparado unas brochetas de caracoles con hierbas a la piedra….la losa que me trajiste me va de maravilla. Además mi hermana ha dejado de curtir las pieles para poder preparar una exquisita macedonia de arándanos, gayubas, endrinas y grosellas.


Comencé a comer, mientras pensaba en los días que no conseguía una buena presa; conseguir el alimento para el clan era muy importante para mí y sobre todo para ellos; se acercaba el invierno y necesitamos provisiones; mañana iré con mis hermanos, siempre es mejor cazar en grupo


No había dado dos mordiscos cuando la abuela me dice: Toma pan, come el que quieras; recogimos muchas majuelas este otoño, tu esposa y yo, hemos molido tantas, que tenemos harina para pasar dos inviernos.


Majuelas, me quede pensativo….majuelas…..
.


Agradecí el pan caliente, recién hecho, seguí comiendo, en silencio, no dije nada, ni tampoco después al tomar la agradable tisana, una mezcla de menta, tomillo, tilo y miel de abeja salvaje.



¡Gruñidos! ¡ruidos! ¡sobresalto! ¿Qué pasa? ¡Una lluvia de tierra y piedras cae sobre mi! ¿Qué sucede? ¿Que es tanta tierra? Ya veo, Jan y Grim habían descubierto la madriguera de un conejo y estaban escarbando como posesos sin preocuparse donde tiraban la tierra; los muy cabritos me la echaron toda encima, despertándome bruscamente.



Me incorpore y sacudí lo mejor que pude, tenia tierra en todo el cuerpo, el pelo, oídos y partes intimas que no vienen al caso nombrar.




Estaba tumbado descansando a la sombra de un roble, junto a un arbusto de espino albar. Me quede dormido y mis queridos perritos me despertaron bruscamente con un buen susto. Todo había sido un sueño.



Aquel día, estuve visitando abrigos y cuevas trogloditicas, con restos tasados en 20 o 30 mil años.
Me impresionó pensar que aquella gente, pese a su precariedad tecnológica, tenía una inmensa cultura de su entorno, posiblemente heredada de sus ancestros y ampliada y mimada por ellos.



En sus cacharros de cocina se encontraran restos de bayas y frutos muy diversos pero las majuelas se encontraron muy abundantes, en muchos yacimientos prehistóricos.

Aquella misma tarde, en el bosque, había visto unos arbustos con pequeños frutos que después de resistir el invierno, se mezclaba con sus bellas flores blancas, que resaltaban aun mas su rojo intenso.


Me llamaron la atención mas que ninguna otra vez, me detuve a contemplar aquellas pequeñas y bellas florecitas, con aquel olor intenso a miel, que atraía las abejas para recoger su polen,…Eran arbustos de Espino albar. Pensar que después de miles de años las mismas plantas conviven con nosotros, compartiendo nuestra historia, me hizo sentir una extraña sensación y mas cuando aun hoy en día nos sigue ayudando a vivir.

Es posible que esta asociación de ideas motivara mi curioso sueño.

Me parecieron tan hermosas las flores, que no pude resistir la tentación de acercar mi objetivo
macro y robarles su imagen.


Me quede embelesado recreándome con la aroma y la belleza que a simple vista intuía, pero no veía con claridad….hubiera estado horas contemplándolas a través del objetivo que iba desplazando despacito apareciendo y desapareciendo imágenes a cual mas bella.



Las majuelas son los frutos pequeños y rojos del espino albar; arbusto con espinas y representado prácticamente en todo el mundo por sus diferentes variedades.
Aquella tarde, contemplando la blancura de sus flores, pensaba en lo valioso que fue y es, el Espino albar, lo generoso que fue con nuestros ancestros y con nosotros mismos, desde que el mundo es mundo.



Se hacia tarde, el sol se estaba ocultando, comenzaba a refrescar. Jan y Grim hacía rato que me observaban impacientes, así que me levante y tomamos el camino de regreso a casa…
Mientras caminábamos no dejaba de pensar en el espino albar, su importancia como alimento, y sus valiosas virtudes, prácticamente descubiertas a finales del siglo XIX y que siguen siendo utilizadas para tonificar el corazón y aparato circulatorio, sedantes, antiespasmódicas, contribuyen a regular la presión sanguínea y desequilibrios neurovegetativos….con simples tisanas, exentas de riesgo al no tener ningún componente tóxico.

Que curioso, pensaba yo…antes que tan solo se conocían alguna de sus propiedades, era conocida y utilizada prácticamente por toda la humanidad de la época, y ahora que se han descubierto posiblemente todas sus virtudes, la humanidad prácticamente no lo conoce; salvo estudiosos del tema y personajes raros y curiosos que les encanta la naturaleza y la vida natural.


El sol había desaparecido ya del horizonte, la brisa que nos acompañaba se quedo en el último recodo del camino, aceleramos un poquito el paso, a lo lejos, ya se veía la casita con su lucecita en el porche…preciosa tierra pensé, se respira historia, inquietud y vida…incluso después de la muerte….me gustaría volver al Périgord Noire.


Espino albar: Crataegus monogyna, florece en primavera, los frutos se recolectan en invierno

Las hojas tiernas se pueden utilizar en ensalada con agradable sabor a miel
El fruto es muy rico en vitamina C
Las infusiones medicinales se preparan con las flores secadas a la sombra y en lugares ventilados y secos

Dibujos: Google
Fotografías: Franki

35 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Pues vaya sueño, te transportó a aquella época tan dura, cómo vivía la pobre gente ! y el tener que cazar para comer, buf ! Que fuerte, eso lo decimos ahora que vivimos rodeados de comodidades, ellos, como no conocian nada más deberían pensar que aquella vida era estupenda,Que bien acostumbrados que estamos ahora y encima nos quejamos.Un beso.

Franziska dijo...

El sueño queda explicado naturalmente y como tú dices te impactó pensar en la forma de vivir de los hombres y es que todo este tingladillo de 40 ó 50 siglos representa un corto período si se compara con los millones de años que llevamos sobre la Tierra.

Lo que nos ha hecho sumamente peligrosos es que hayamos llegado a alcanzar cifras tan altas. Nos hemos convertido en un auténtico desastre para la suspervivencia de la flora y de la fauna. Creo que nuestra especie, antes de que desaparezcamos de la faz de la tierra, porque la hayamos llevado al límite -el agua será el primer recurso que faltará- habrá terrminado con todo. No es pesimismo, antes o después, llegaremos a alcanzar tan espantosa meta porque nuestra ceguera nos impide rectificar.

Franki dijo...

m.eugènia creus-pique, Pues no se que decirte, creo que la gente es feliz o no, considera la vida dura o no, en función a su conocimiento. Cuando no existian autos, la gente podia estar muy contenta con un burrito e incluso con la vida misma, cuando se vivia menos, la gente no era menos o mas feliz por ese motivo, sino como se ha vivido.
Un peto

Franki dijo...

franziska, si franziska somos tantos y tan alejados de nuestra realidad mas cercana, que nos hemos vuelto intolerantes con nuestro propio entorno, no reconociendolo e ignorándolo de tal manera, que ya no nos duele destruirlo.
un beso

Isabel Romana dijo...

Me ha gustado mucho tu relato y lo que significa. También yo creo que en el camino hacia la civilización no hemos sabido conservar muchas cosas valiosas, conocimientos, adaptación a la naturaleza, comprensión del entorno, respeto. Creo que el hombre moderno tiene a despreciar bastante a aquellos que le precedieron, sobre todo porque se cree más listo que sus ancestros. Y no. No somos más listos, creo yo. Tenemos muchos más recursos, pero nos hemos alejado y mucho de nuestro medio natural. Te felicito por tu artículo. Saludos cordiales.

escorpiona dijo...

Buen sueño que has tenido...cuantas cosas que nos entrega la naturaleza y no la valoramos como se debe...

Saludos

Chau

TriniReina dijo...

Me ha gustado este post, al principio lo leí como un cuento y más tarde, como una lección.
Así debió de ser. Muchas veces pienso cómo descubririan nuestros antepasados esta cosa y la otra y otra más. Algo qu epara nosotros es cotidiano y para ellos algo extraordinario. Me imagino su sorpresa y su orgullo y la comparo con la poca importancia que le damos nosotros ahora. A su vez, pienso en todo lo que descubrimos nosotros ahora y que las generaciones benideras tomarán por cotidiano. Y así pasan los siglos y, qué insignificantes nos vemos, cuando nos da por pensar...

Saludos

TriniReina dijo...

Perdón, venideras :)

Saludos

§♫*€lisa*♫§ dijo...

Franki

muchas gracias por tus pasos en mi blog
Sé Bienvenido !!
las buenas vibras están pa'repartirse , así que mucha energía:=)

me parece un blog (tuyo) bastante interesante , ecológico e integrador
FELICITACIONES!!

esta narración , me parece tan actual, si nos ponemos en los pies de quienes aún están en la edad paleolítica en África , o reductos en las selvas del amazonas o en Borneo...la historia no es una recta ,más parece vuelo de mariposa
y que aún en este siglo XXI toda la equidad y el "desarrollo" está a años luz de ser planetario...aún en las grandes urbes, hay sintomas y especímenes actuando y razonando absolutamente libres:=)...pudiése ser que después de un período nuestra especie tiene regresiones psicológicas ante la amenaza y la guerra.

Un saludo de luz
desde este lado del mapa

montse dijo...

Gracias por tus amables comentarios en mi blog!!
Sobre esta historia, tan bien ilustrada, me has hecho recordar la lectura del libro "El Clan del Oso Cavernario" de Jean M. Auel y lo mucho que disfruté con su lectura.
Ha sido muy interesante conocer detalles sobre el espino albar, sus flores (por cierto muy hermosas y muy bien fotografiadas)y sus frutosd, las majuelas.
Gracias por este buen momento.
Un abrazo.

obdulia dijo...

Hola amigo,gracias por visitarme y preocuparte por mi. Estoy bien, no cuelgo pinturas nuevas porqué estoy en crisis pictórica. Estoy buscando nuevos caminos y me cuesta un poco. Creo que ahora ya voy a empezar con fuerza. Bonito el relato y bien ilustrado. Hay cosas que son eternas en el ser humano. La comida, el amor,el bienestar etc,etc. El arte por supuesto.
Un abrazo

Tere dijo...

Estupendo, maravilloso..cuando lees el relato parece que lo estás viviendo. Es increíble cómo hemos cambiado. Muchos besos :)

MeTis dijo...

mira tu por donde me sonaba el nombre...

SEDASOR CAPSULAS: "POR LA PRESENCIA DE ESPINO BLANCO, dosis muy elevadas pueden provocar depresion respitario y cardiaca."

es el mismo espino??

un beso franki.

Fabiana dijo...

hola franki! perdon por mis ausencias, es por un exceso de trabajo!!!!! por suerte y no! ya que si bien tengo mucho tiempo ocupado en trabajo y esta bueno, no me queda mucho tiempo para "otras tantas cosas ricas" de la vida.. amigos, ocio, arte, etc etc etc!!! gracias por pasar y por tu preocupacion, muy buena la historia y sobre las propiedades de la flor... el hombre cuanto mas sabe parece que se pone mas tonto... en fin... sabemos mucho pero somos poco inteligentes (en el sentido mas interesante de la palabra..)besos!!!

Franki dijo...

Isabel Romana, tienes razón, actualmente tenemos mas recursos, no mas luces. Ademas con el agravante que los recursos los utilizamos en un completo desorden y falta de equidad.
Saludos
-------------------------------------

Escorpiona, es verdad, en general no valoramos la naturaleza e incluso algunos les molesta y si pudieran la cambiarían por otra de plástico, a séptica, lavable y sin bichos que molesten.
Saludos

-----------------------------------

TriniReina, si la verdad nunca la sabremos, pero seguro que era gente inteligente, con una gran cultura y conocimiento de su entorno.
Saludos

Franki dijo...

§♫*€lisa*♫§, Si es verdad, esta situación o parecida, se pueda dar actualmente, en un rincón de una gran ciudad o en la selva de Borneo. gente que sobrevive gracias al conocimiento del medio e ignorados, si no explotados por otros ignorando y despreciando la riqueza de la naturaleza, nos llevan con su despilfarro, a un futuro preocupante.
Un saludo desde acá:)

Franki dijo...

Montse, Hola, gracias por tu comentario. No he tenido la suerte de leer "El clan del Oso Cavernario", actualmente soy un mal lector, pero me quedo con el titulo.
Una abraçada

Franki dijo...

Obdulia, Me alegro de tener noticias tuyas, espero ver pronto los resultados de tus investigaciones.
Tienes razón hay cosas que de momento son eternas en el ser humano, o al menos muchísimo mas antiguas de lo que pensamos; hoy mismo leía en la Vanguardia, que se han descubierto instrumentos musicales de mas de 30.000 años, quizás mas antiguos que las pinturas de Lescaux
Un abrazo

Franki dijo...

Tere, Hola Tere, pues es verdad, parece increíble lo que hemos cambiado y me inquieta pensar, en los cambios futuros
Besos:)

Franki dijo...

MeTis, Hola Metis, me alegra leerte aquí:). Pues si, es el mismo Espino, ya metido en una cadena de producción y consumo y vendido, bien mezclado en un cóctel de hierbas que ignoro si en parte son sintéticas, como pasa con muchas esencias naturales de la conocida aromaterapia.
Las plantas que no son tóxicas es raro que hagan daño, si se toman con mesura. Si las mezclas con medicamentos industriales, cualquier cosa puede interaccionar y producir resultados indeseables. La lechuga cuando esta madura y empieza a sacar flores, produce si la cortas, una especie de
látex, que contiene lactucerina. La lactucerina tiene entre otras cosas propiedades hipnóticas y sedantes. Dicen que los indios americanos que fumaban este látex igual que se hace con el opio, consiguiendo efectos alucinógenos e hipnóticos; se debe tener en cuenta que ellos utilizaban la lechuga silvestre "lactuca virosa", mucho mas fuerte que la de huerta.
Una abraçada molt forta

Franki dijo...

Fabiana, me alegro de que las ausencias sean por trabajo, siempre son un buenísimo consuelo:).
De momento estaré por aquí con mis empanadas esperando tu visita:)
Besos

Trenzas dijo...

El otro día estuve por aquí viendo algunas de tus fotos. No me da tiempo a verlas todas el mismo día :(
En cuanto a este post, muy interesante el planteamiento. Un sueño que en cualquier momento todos podríamos tener si escuchásemos a nuestra memoria ancestral. Y lo de las majuelas ¡qué interesante..! De niña, me llevaban a un parque en Madrid, dónde había muchos majuelos, pero ninguna de las personas mayores con las que iba, me dejó nunca llevarme un fruto a la boca, insistiendo en que eran veneno y me moriría si los probaba. Me alegro de ssaber que no :)
Probablemente, el espino albar, resista a nuestros intentos de acabar con él ¡Ojalá...!
Moltes abraçades, estimat Franki

Mai Puvin dijo...

Qué belleza leerte, qué maravilloso relato con impecables imágenes que me hicieron vivirlo. Gracias!!!

Y gracias también por visitarme en el Blog, es una pena que haya sido en el que solo colaboro y no participo tanto.

Si te parece da una vuelta por www.sexualmentemai.blogspot.com para agregarte a mi listado de "Visita obligada" y todos podamos disfrutarte.

Un abrazo desde Argentina!

Toni Pons Barro dijo...

Preciosas fotografias y curiosos textos en tu blog, una buena union, me gusta, te ire visitando.
saludos.

LlunA dijo...

aYS que yo que sé que hago que poco me siento frente al ordenador...pero aquí ando de nuevo paseando...
:)

Té la mà Maria - Reus dijo...

buen trabajo el tuyo felicidades

en cuanto al picaporte si me interesa claro, lo pondremos en el blog, mandalo a te.lamamaria@yahoo.es
y muchas gracias

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me has transportado hasta esa epoca..
Buenisima entrada!! Me ha encantado muchisimo..
He., y que flores más bonitas son tan delicadas!!
Y las fotos chulisimas...
si..
Espero que tengas una buena semana.
Cuidate.
Un abrazo.

Lydia dijo...

Admirable relato. Me gusta tambien a mí a veces recordar estos antepasados, no tan antepasados puesto que millones de años no son nada en el tiempo del universo nuestro.

Ellos sabian más que nosotros sobre la naturaleza, nosotros no sabemos nada, somos unos ignorantes. Sabemos de coches, de computadoras, de mobiles, de lavadoras de platos. Pero de plantas somos unos mal educados.

Ahora mismo voy a ver en Internet si este pino está tambien en España y donde. Alomejor hay en mi región? Me encantaria hacerme una ensaladita con estas flores tan bellas.

Tampoco sabemos nada sobre nuestros antepasados de la cuevas. Los imaginamos salvajes, perdidos, brutos. Y no eran así. Los salvajes, los brutos y los perdidos somos nosotros, habitantes del siglo XXI.

Gracias por esta historia tan bonita y por tus aportaciones, por tu saber de la naturaleza que tanto amas y que compartes con nosotros para educarnos un poco. Adoro ser educada por ti!

Un beso fuerte,

Franki dijo...

Mai Puvin, gracias por tu visita y comentario, ahora pasare i visitare tu blog:)
Un abrazo

Franki dijo...

Trenzas, Hola!! , si es verdad todos podemos en algún momento tener sueños parecidos e incluso proyectarnos hacia el pasado:).
Es lógico lo que me comentas de las personas mayores y el parque de Madrid, poco a poco vamos pensando que la naturaleza no la necesitamos y sin darnos cuenta la vamos relegando a la categoría de venenosa y así si la naturaleza ni se toca ni se come deja de ser peligrosa...asi atada toda en el mismo saco ya no tenemos que interesarnos ni preocuparnos de ella; con lo bonito que sería que con bonitas historias nos hubieran enseñado en su momento el entorno natural que nos rodea con sus curiosidades, virtudes y por supuesto sus peligros.
Una abraçada molt forta amiga meva

Franki dijo...

Toni Pons Barro, Gracias por tu visita y comentarios.
Nos vemos.

-----------------------------------

LlunA, Hola Lluna, por aquí no creo que pasees con Felipe:)
Petons

-------------------------------------

Té la mà Maria - reus, vale tomo nota, en cuanto tenga un momento las busco y te las mando.
Saludos.

Franki dijo...

PIER BIONNIVELLS, Me alegra mucho que te halla gustado, anima para pensar en otra historia:)
Cuídate tu también,
un abrazo

Franki dijo...

Lydia, Hola Lydia, no te comas una ensalada ahora porque sera difícil encontrar hojas tiernas; el fruto lo puedes recoger a finales de otoño o invierno.
Seguro que has visto este arbusto cerca de tu casa, vive en toda España, y es posible que alguna vez te hayas pinchado con sus ramas:)
Me alegra que me visites.
Un fuerte abrazo

Selma dijo...

Te lo dije, Franki.. que lo contaría .. ahi va..Estoy sentada en el suelo, con una piel como única vestimenta y a manos limpias arranco las entrañas del reno que los hombres de la cueva donde vivimos han traído como botín de caza.. Y es recurrente..
Alguna explicación? No la tengo.. pero sí decirte que no me sentía infeliz ..ni mucho menos..
Para nada..

Un abrazo.

Franki dijo...

Selma, Creo entenderte, quizás corremos demasiado, nuestros puntos de referencia se desvanecen en la niebla del horizonte.
Una abraçada